resiliencia

Muchas veces la naturaleza nos provee de imágenes que funcionan perfectamente como metáforas para explicar los comportamientos humanos. La Resiliencia, definida en Psicología como la “capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”, es una de las más notables y comentadas en la actualidad, sobre todo en lo que se refiere a las emociones y actitud ante la vida.

 

Aplicado a los negocios y al entorno empresarial, el concepto de Resiliencia podría explicar algunos comportamientos de colaboradores tras una eventual crisis laboral. En toda empresa sobrevienen de vez en cuando circunstancias críticas (estrés, caída inesperada de la rentabilidad, presiones y competitividad, retraso respecto a una fecha de entrega, por ejemplo), que afectan notablemente la productividad del equipo de trabajo. Por lo general asumimos que la fortaleza en el carácter del equipo de trabajo jugará el protagónico en la superación de la crisis, cuando la virtud adecuada podría más bien ser la de algunas plantas, que frente la tempestad, antes que permanecer erguidas, tienen la capacidad de doblarse y resistir sin romperse.

 

De esto se deduce que los grupos de trabajo cuyos miembros hacen gala constantemente de su impasibilidad ante las crisis, no compartiendo sus impresiones ante las presiones que reciben, acumulando tareas pendientes para finalmente continuar el trabajo en casa, sin descanso alguno, eventualmente se resentirán de tal modo que, como la planta de la metáfora, acabarán por romperse. Son los famosos ‘breakdown’ profesionales, tras lo cuales sólo puede esperarse agotamiento extremo, resentimiento, una actitud abatida o derrotista, e incluso el enfrentamiento y la renuncia.

 

A pesar de que la ciencia ha demostrado lo contrario, solemos asociar de manera inconsciente el éxito al aguante; en el otro extremo, asociamos la necesidad de descanso, recuperación y desahogo con la debilidad. Un merecido lapso de recuperación ante una jornada extenuante, contribuye a la recuperación del equilibrio que incidirá claramente en el aumento de la productividad. No sólo es cuestión de sobreponerse: una vez superado el momento crítico, tenemos la consciencia de haber dado la lucha y haber vencido. La misma crisis nos ha permitido reunir recursos (ideas, técnicas, valores), que nos permitirán afrontar situaciones similares en el futuro.

 

La Resiliencia es una cualidad que, aplicada al trabajo, concentra flexibilidad y capacidad de adaptación ante los cambios inesperados de agenda, resistencia emocional ante los altibajos, experiencia y motivación por el trabajo bien hecho, y una actitud perseverante y positiva. Después de todo, un equipo de trabajo productivo está formado por personas equilibradas y felices, conscientes tanto de su valor como de sus limitaciones.

Solicite una reunión llamando al +56 2 2581 4622